Pincha reproductor para escuchar el último programa de radio sobre pesca deportiva dialdepesca.com

sábado, 2 de abril de 2011

Pesca en el norte de Portugal (I) Nº 48 Marzo 2007









sacado de la web de EDITORIAL V PINCHAR AQUÍ



En este artículo se analiza la pesca deportiva en el litoral de Portugal, publicada en el número 48 de marzo de 2007 en Pescamar. OS MOSTRAMOS UN PEQUEÑO FRAGMENTO:




VIAJES DE PESCA



Pescando en el norte de Portugal



Emprendemos rumbo a una de las riberas portuguesas más desconocidas, el norte luso; un litoral sin apenas acantilados y con fuerte batiente, en el que merodean grandes lubinas y sargos, pero también rodaballos y lenguados.



Texto y fotos: José Luis Lago García




Tentados por las numerosas cañas que congregan este alargado litoral, tan hermoso como fiero. Os ofrecemos en dos capítulos aspectos interesantes como las técnicas de los pescadores locales, revelamos las playas de mayor interés y advertimos de un cambio importante que atañe sobre todo a pescadores andaluces y gallegos, el de la rigurosa nueva normativa de pesca deportiva portuguesa, vigente desde el pasado 1 de enero.


Podemos combinar nuestra afición favorita con una escapada turística, conocer costas diferentes, practicar otras técnicas, pero sobre todo descubrir parajes distintos, pueden ser la excusa perfecta para viajar con nuestra caña en el maletero a rincones cuyo sabor no nos dejarán indiferentes. Portugal posibilita el acercamiento de manera cómoda con nuestro coche a este país hermano, ofreciéndonos muchos atractivos turísticos, unos precios razonables, pero sobre todo una costa excitante y bella, donde el Atlántico ruge con fuerza entre inmensos arenales de dunas regados por espumas de salitre.


Nos desplazamos unos días al norte de Portugal, explorando la costa que abarcaría desde Viana do Castelo hasta el sur de Oporto. Y nos guía en el conocimiento de los mejores pesqueros un experto de la zona: Arlindo Crista, de 39 años, nada menos que un miembro de la primera división de pesca en mar, formada por la elite de las 24 mejores cañas del país. Para mi sorpresa, en nuestras primeras palabras me comenta que es un lector fiel a nuestra revista, a pesar de que a Oporto les llegue, lógicamente, en versión castellana.


Pertenecer a lo más selecto de la pesca con caña es todo un mérito en esta nación, ya que la afición al sedal es patente en todas las riberas. Tanto con buen tiempo como con la mar revuelta, no faltan devotos que esperan el ataque en su cebo de las hermosas lubinas de varios kilos que de vez en cuando pican entre estas oxigenadas y agitadas olas de varios metros. Un impresionante espectáculo de espumas blancas en invierno, cuyo sonido y fuerza estremece, pero también encandila, despertando nuestros sentidos durante la recogida del carrete.


A POR EL RÓBALO O LUBINA


En nuestra amena conversación con Arlindo, auténtico erudito de la rompiente lusa, la primera pregunta que surge no puede ser otra más que sobre la lubina, aquí más conocida con el nombre de róbalo. Nos explica que la reina de la costa es posible que pique durante todo el año, pero las más grandes se encontrarían entre los meses de noviembre a abril. Es habitual que muchas de ellas pesen en estos meses favorables entre los 4 y 5 kilos, estando su récord personal de captura en nada menos que un pequeño monstruo de 8 kilogramos. Pero estos datos que ponen los dientes largos no garantizan el llenar nuestro cesto. Como pasa también en nuestras riberas, el pescado no aparece por arte de magia, ni casualmente cuando uno llega a clavar la caña. Según el barómetro de los pescadores a los que preguntamos, existen días fantásticos con varios hermosos ejemplares en la jornada, a los que pueden seguir varios días consecutivos con el cebo intacto en el anzuelo. También hay años mejores o peores: este pasado 2006 no fue tan bueno como el 2005; como pasa en todos lados hay ciclos, y también recuerdos de otros tiempos mejores.


Un viejo pescador de caña en la playa de Aguçadoura revive con nostalgia la abundancia del pasado que aún perduraba hace un par de décadas. Y otro aficionado a nuestro deporte al que preguntamos nos da otra clave: “ahora nos quieren restringir a los de la caña nuestra afición con nuevas normativas (leer apartado específico) mientras que a las barcas les dejan coger incontables toneladas de hembras de varios kilos que desovarían millones de huevos, lo que impide que la especie se regenere en abundancia como sería habitual en este tipo de costa batida y salpicada de desembocaduras de ríos”. Como suele pasar, incluso en los lugares ideales, no siempre llueve a gusto de todos; Arlindo comenta que él y otros pescadores lusos amigos se desplazan al sur de Galicia en busca de los enormes sargos que entran cuando el oleaje en la costa de Finisterre llega a los cinco o seis metros, momento apropiado para engañar a estas codiciadas piezas con cangrejos en el anzuelo.


RESTO DEL ARTÍCULO EN LA REVISTA


2 comentarios:

  1. Bonito blog tienes cosas muy interesantes y buenes articulos en la revista .
    Un saludo desde Asturias

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por vuestros amables comentarios, yo intento escribir reportajes variados y distintos.
    Un saludo a vosotros
    J LUIS LAGO

    ResponderEliminar